El propósito de toda buena música es afectar el alma